Enlace a mapas conceptuales


Inicio

La épica es un género literario en verso de composición oral en sus orígenes y que cuenta las hazañas de héroes en un tiempo legendario. En Grecia los dos extensos poemas épicos de Homero, La Ilíada y La Odisea, comienzan la literatura occidental y constituyeron para los griegos algo más que una obra literaria. Homero cumple un papel de "educador" y vivian

  • Características de la poesía épica
    • composición y transmisión oral
      • aedos y rapsodos
      • episodios
      • fórmulas
      • distinta composición de Ilíada y Odisea

    • los temas de la épica griega
      • Las sagas del mundo micénico
  • Homero
    • Sus obras y su influencia
    • La cuestión homérica


Redacción del tema (by fpascual)

Introducción
La épica es un género literario en verso de composición oral en sus orígenes y que cuenta las hazañas de héroes en un tiempo legendario. En Grecia los dos extensos poemas épicos de Homero, La Ilíada y La Odisea, comienzan la literatura occidental y constituyeron para los griegos algo más que una obra literaria. Homero cumple un papel de "educador".

Aedos y rapsodos
Aunque hoy nos parezca difícil la literatura puede existir sin necesidad de escritura. Y no nos referimos solo a pequeños poemas o canciones como nuestras jarchas o romances medievales. Los primeros poemas épicos son composiciones orales por parte de cantores (aedos) que no necesitan un texto escrito. Ellos dominan un amplio repertorio de temas épicos y unas técnicas que les permiten componer mientras cantan el poema en la plaza del pueblo o en el palacio. Salvando las distancias funcionarían como los versolaris vascos o como los raperos actuales. Son capaces de improvisar, de atender las peticiones, de extenderse en un punto concreto que interesa a su público, de acortar el poema cuando el auditorio se cansa. En la misma Odisea tenemos varios pasajes en los que encontramos a estos cantores de hazañas en el palacio de los feacios o en Ítaca. En ambos casos aparece el aedo como un profesional respetado.
Cuando la escritura reaparece al comienzo de la época arcaica muchos de estos poemas empiezan a ponerse por escrito. La manera de interpretarlos cambia. Los rapsodos memorizan los extensos poemas y los recitan (ya no cantan) llevando el ritmo con un bastón.
Tenemos, por tanto, dos fases de la épica oral: la primera con los aedos que cantan acompañados de la lira y producen los extensos poemas, la segunda con los rapsodos que reproducen los poemas memorizando un texto escrito.
Homero, seguramente, se encontró a caballo de las dos fases: es el último aedo y el primer rapsodo

Rasgos de la épica oral que perviven en los poemas homéricos
Homero utilizó, casi con toda seguridad, la escritura, pero en sus poemas perviven caracteristicas de la antigua poesía épica oral.
Sus poemas están compuestos en episodios fácilmente delimitables. Los antiguos aedos no cantaban poemas de miles de versos sino pasajes, episodios concretos (el combate entre dos guerreros, la toma de una ciudad, una aventura fabulosa...
Ilíada y Odisea conservan la "dicción formular" típica de la épica oral. El aedo contaba con un extenso bagaje de versos ya hechos para describir situaciones concretas ("fórmulas"). De esta manera evitaba tener que componer palabra a palabra. Por ejemplo cada vez que amanece el poeta dice "cuando se levantó la Aurora de rosáceos dedos", cuando un barco zarpa "sentados sobre los bancos golpeaban con los remos el canoso mar", los héroes tienen epítetos fijos, "Aquiles el de los pies ligeros", "Agamenón caudillo de hombres" etc

Los temas de la épica
La épica siempre habla de una época prodigiosa en la que había hombres extraordinarios. Canta las hazañas de estos hombres (κλέα ἀνδρῶν). En el mundo griego es la época de los héroes, seres casi divinos. Si bajamos de la leyenda a la historia estos hombres son los griegos de época micénica (1500-1100 aC), y sus hazañas son la mitificación de sus gestas (conquistas, enfrentamientos entre familias, apertura de rutas comerciales...).

Homero y la cuestión homérica
Conservamos dos extensos poemas adjudicados a Homero, la Ilíada (el enfrentamiento entre Aquiles y Agamenón durante la guerra de Troya y sus consecuencias) y la Odisea (regreso de Ulises de Troya a Ítaca). Nada sabemos del autor y apenas nada podemos deducir de sus obras, que como decíamos se remiten a una época legendaria. Hasta tal punto desconocemos a Homero que ha habido estudiosos que han negado su existencia. Contribuyen a esta opinión la gran diferencia de composición y de espíritu entre Ilíada y Odisea. La primera, según ellos, parece sin más la unión de varios episodios más o menos conectados entorno al enfrentamiento Aquiles-Agamenón. La Odisea sin embargo tiene una estructura compleja con un comienzo in medias res. La mentalidad de una y otra parecen distintas, los dioses de la Odisea son más morales, los de la Ilíada son caprichosos y poco éticos.
Se plantea, pues, la siguiente "cuestión homérica": ¿Es realmente la Ilíada la obra de un autor? ¿Es el mismo autor que compuso la Odisea? Hoy en día estas preguntas parecen superadas. Casi nadie duda de que alguien compuso en sus líneas generales la Ilíada; es sin duda una obra unitaria. Imaginar dos autores distintos para los dos poemas es complicar las cosas e ir contra la tradición. Si las obras tienen diferencias es más sencillo imaginar un autor común que en su juventud compuso la Ilíada y en su madurez la Odisea.

Homero y su influencia posterior
Estos problemas nunca se los plantearon los griegos que tuvieron a Homero como "educador". Sus textos se aprendían de memoria, sus héroes servían de modelo y podemos decir que, junto con Hesíodo, dio forma al panteón olímpico, a esos dioses antropomórficos tan característicos de la religiosidad griega (recordemos que los griegos nunca tuvieron un libro de revelación religiosa como la Biblia o el Corán).